¿Qué estás buscando?

1636-1298566-161228-recetaportada-knorr-art3.jpg
TIPS

El propósito de este nuevo año: disfrutar de tus comidas con sabor y ahorro

Cada año que empieza tendemos a plantearnos los mismos propósitos. Adelgazar, compartir más tiempo con los que queremos y tal vez, el más grande de todos, ahorrar dinero. Puede que nos propongamos lo mismo cada año porque no tenemos la estrategia correcta para conseguir lo que buscamos y en Knorr, vamos a ayudarte con ello. SABI, nuestra ayudante de cocina, ideó un plan para que logres ahorrar desde tu cocina.




Fui creada para darte soluciones y eso es lo que haré. Lo primero que debes pensar es que el ahorro comienza desde que haces tus compras en el supermercado. Evita comprar cosas que no necesitas y al mismo tiempo, no adquieras alimentos de más, ya que estos pueden vencerse y perderás el dinero que invertiste en ellos.

Haz un listado




El orden es fundamental para lograr ahorro. Cuando vayas a realizar tus compras, lleva una lista de lo que necesitas. Por otro lado, si percibes que en tu hogar se están desperdiciando alimentos, anota los que terminan en la basura, así serás más consciente de lo que está quedando de más.

¡Al congelador!


Recuerda que las carnes deben mantenerse en el congelador: pescado, pollo y carnes rojas, deben estar siempre a bajas temperaturas, de esta manera te durarán más y podrás utilizarlos al máximo. A la carne, retírale el exceso de grasa y al pescado, quítale las escamas, vacíalo, lávalo y sécalo bien.

PEPS




En ciertos restaurantes tienen una metodología para conservar sus alimentos: PEPS (Primero en entrar, primero en salir), es decir: lo que primero preparan, lo consumen para que no pierda su calidad. Intenta hacer lo mismo en casa, no dejes que la comida recalentada se dañe en la nevera, consúmela uno o dos días, máximo, después de haberla cocinado.

Manos a la obra




Cuando estés cocinando intenta ahorrar al máximo. No dejes fogones prendidos si no los necesitas, no dejes correr el agua del grifo sin utilizarla, no prepares más alimentos de los que vas a consumir, guarda los vegetales o ingredientes que te pueden servir para una próxima ocasión y lo más importante de todo: ¡disfruta lo que estás haciendo! Así verás el ahorro con mucho más gusto.