¿Qué estás buscando?

El ejemplo y otras claves para mejorar la alimentacion de tus hijos
NIÑOS

Claves para mejorar la alimentación de tus hijos


Enseñales a aprovechar al máximo sus comidas.

Una de las cosas más difíciles a la hora de comer es lograr que las niñas y los niños incluyan verduras en su dieta, por eso es importante usar la herramienta más fuerte que tienes: el ejemplo. Además de ella puedes usar algunos trucos que te ayudarán a mantener balanceada la dieta de tus hijos.

Imaginación en la sopa

Dependiendo de los gustos de tus hijas e hijos puedes elegir las formas de las pastas que adornarán su sopa de verduras. Si están habituados a ver en los platos de sus familiares mayores verduras como la habichuela, la zanahoria y la arveja comienza por ellas. Úsalas bien picadas para que sean un elemento más, uno de fondo en ese plato que al presentarse como algo divertido será más fácil de ofrecer si está acompañado de letras, estrellitas o animalitos con los que se puede desarrollar la imaginación mientras se come.

Juega con la curiosidad

Es muy probable que recuerdes, porque lo hiciste o porque conoces a alguien que tuvo esta experiencia, el experimento de ver cómo germina una arveja o un fríjol en un frasco con algodón húmedo. Inténtalo con tus hijos para que se sorprendan con el modo en que las plantas crecen y ganan energía, así cuando tengas que servirles la comida recordarán que la fuerza de los alimentos puede estar dentro de ellos. Desde ese momento las verduras no serán unos seres extraños y desagradables sino parte de un recuerdo divertido  y muy interesante.

Aprovecha la variedad

Colombia es uno de los países del mundo que tiene el privilegio de producir decenas de frutas, por eso podemos encontrar, prácticamente en cualquier momento del año, frutas tanto exóticas como cotidianas. Las niñas y los niños sienten fascinación natural por lo nuevo, por lo dulce, por lo extraño, aprovecha esa sensibilidad para acercarlos a frutas que no se comen a diario. Deja de lado la manzana y el banano para pasar a la chirimoya y a la pitaya, al zapote, cuando lo encuentres, e incúlcales la importancia de comerlas crudas o en jugos, si son muy remilgados.

Hacer bebidas a base de frutas es muy fácil, además contribuyen a mantener la salud a diferencia de las gaseosas o los refrescos. Recuerda que ellos siguen tu ejemplo.

Miedos fuera de la cocina

Muchas veces las pequeñas y los pequeños se resisten a comer ciertos alimentos porque heredan los gustos y los miedos de sus papás. No todos se animan a explorar el mundo, por eso es tu responsabilidad acompañarlos en sus procesos de descubrimiento, una forma buena de hacerlo es preparando la comida junto a ellos. Déjales que hagan cosas sencillas y seguras como desgranar arvejas o poner sal en la harina, verás que al involucrarse en la magia que hace posible un plato querrán disfrutarlo a fondo.

Ten presente que es imprescindible dar una dieta balanceada a tus hijas y a tus hijos porque los nutrientes que sacan de un alimento no siempre pueden ser reemplazados por los de otro. Entre más variedad les ofrezcas mejor será su salud y también tus posibilidades de que acepten comidas sanas.