¿Qué estás buscando?

1636-429350-Hierbas_mucho%20_ms_que_sabor_y_olor.jpg
FAMILIA

Descubre los secretos de las hierbas en la cocina

Descubre los secretos de las hierbas aromáticas y aprende a usarlas.

Las propiedades más conocidas de las hierbas son las aromáticas y las relacionadas con el sabor, sin embargo hay otras que pueden ser aprovechadas por cualquier persona que disponga de un poco de imaginación y estilo. Las siguientes son algunas ideas para que tus platos además de saber delicioso tengan un aspecto agradable.

A la manzanilla se la relaciona con la tranquilidad. Si alguien se altera suele ser un gesto amable ofrecerle algo para beber y si se trata de una infusión hecha con esta hierba mucho mejor. El efecto será más fuerte si además del sabor de esta planta presentas una o varias flores flotando en la superficie de la taza. Ponlas frescas poco después de servir la aromática para que no se marchiten.

Una forma divertida y diferente de tomar una aromática es agregándole un elemento visual novedoso. Usa tazas hechas de vidrio para servir una bebida caliente hecha con fresas y yerbabuena pero sin colar el contenido. Quien la reciba experimentará un rato agradable gracias a la mezcla de sabores y colores. Seguro así puedes robarle una sonrisa a alguien querido.

Las papas saladas con mayonesa se ven de un modo distinto si picas un poco de perejil y lo esparces sobre ellas. Córtalas en cruz, pon la mayonesa y por último el perejil. Si prefieres puedes dejar las hojas enteras y acomodarlas sobre cada porción individual de mayonesa.

Quizás te guste decorar la mesa con flores frescas, a pesar de que al marchitarse es necesario limpiar el desorden que van dejando. Una alternativa es ubicar en el centro una hierba aromática sembrada en una matera de barro o incluso en una lata que ya no uses. Le dará un toque especial a las comidas y no tendrás que reemplazarla, a diferencia del florero.

Prepara una Crema de Espárragos o una Crema de Tomate Knorr® y riega un poco de crema de leche light en la superficie, luego corta una o dos hojas de albahaca fresca para acompañar el color blanco. Te sorprenderás de la magia que se puede lograr con tan poco.