¿Qué estás buscando?

1636-429376-Comidas_al_aire_libre.jpg
FAMILIA

Comidas al aire libre: tips para tener en cuenta


Los mejores trucos para disfrutar de ricas comidas fuera de casa.

Una comida campestre puede salir muy bien o muy mal dependiendo de la preparación que haya antes. Aquí te damos algunos consejos para que sea una experiencia totalmente divertida, independientemente de que lo hagas en la terraza de tu casa o en un parque público.

Ten esto en cuenta antes de poner el mantel

Esta es una regla que puedes seguir para que todos disfruten por igual. Si tienes pensado ir a un lugar donde habrá que caminar bastante antes de sentarse a comer y jugar evita llevar demasiada comida, si por el contrario vas en carro y no hay mucha distancia entre el parqueadero y la zona elegida puedes incluir algunos gusticos extra.

Muchas veces olvidamos que ellos se invitan solos, por eso el repelente es imprescindible. Una opción natural es llenar un atomizador con agua de citronela y ruda para alejar a los bichitos que quieren unirse a la fiesta. Rocía su contenido alrededor del área donde comerás para ganar tranquilidad.

Muchas personas no tienen claro que el bronceado es un efecto que la piel produce para protegerse del sol, por eso es recomendable que en la lista de preparativos incluyas bloqueador solar acorde con las edades y pieles de quienes te acompañen, pues a los bebés no les sirve el mismo que a los adultos y viceversa.

Si esperas un día caluroso y con mucha luz este consejo es muy útil. La noche anterior a la salida mete al congelador las bebidas que llevarás, sácalas minutos antes de partir, así al llegar al sitio del almuerzo o de la comida estarán frescas y listas para acompañar los alimentos.

No es necesario que lleves un canasto para que tu salida sea auténtica, usa lo que tengas a mano. Si te gustan los alimentos frescos o más calienticos considera llevar una nevera o un recipiente que mantenga la temperatura que deseas. Las neveras además tienen la ventaja de proteger la comida que dejada al sol corre el riesgo de echarse a perder. Lo importante es la comodidad, la diversión, más que la estética. Tenlo presente.

Ya sabes que el mantel, pareo, cobija o sábana no debe faltar, sin embargo tampoco está de más un jarrón plástico para poner algunas flores y crear un ambiente distinto durante esta comida especial. Si prefieres puedes usar alguna figura en origami hecha por tus hijos para agregar algo novedoso a la “mesa”.

Al terminar asegúrate de recoger todos los desperdicios que hayas producido junto a tu familia. Ese lugar que tanto te gustó, donde tan bien la pasaste no es sólo tuyo y muy probablemente otros quieran usarlo también. Lleva bolsas suficientes para recoger la basura y asegúrate de que todo quede más reluciente de lo que lo encontraste, especialmente si estás fuera casa.